Los Ovnis SI nos Visitan: planetas z35W7z4v9z8w

Noticias sobre casos paranormales y videos sobrenaturales. Descubre como cientos de platillos visitan nuestro planeta diariamente.

Mostrando entradas con la etiqueta planetas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta planetas. Mostrar todas las entradas

21 de abril de 2012

Astrónomos descubren una luna con forma de ''Ovni''


Los astrónomos se quedaron de piedra al ver esta imagen, transmitida a la Tierra por la sonda Cassini desde Saturno. Se trata de Pan, una de las muchas lunas que orbitan alrededor de este mundo gigantesco, una que había permanecido hasta ahora oculta dentro de sus anillos y que no había podido, por lo tanto, ser fotografiada con detalle, a pesar de haber sido descubierta en 1990. Su forma, que recuerda a la de un ovni, ha causado una gran sorpresa entre los investigadores.

Junto con Atlas, otra luna de extrañas formas, se cree que Pan nació de la acumulación de grandes cantidades de partículas heladas de los propios anillos en los que se encuentra, un extremo que podría arrojar luz sobre cómo los planetas se forman a partir de un disco de materia que rodea a las estrellas recién nacidas.

Tanto Atlas como Pan, que miden apenas unos 20 km. de polo a polo, tienen un extraño abultamiento en sus zonas ecuatoriales, lo que les confiere su extraño aspecto de platillo volante.

A primera vista, podría parecer que su forma se debe a una rotación muy rápida, algo parecido a lo que le sucede a un disco de masa de pizza cuando empezamos a darle vueltas. Pero los astrónomos han descubierto que cada uno de estos dos satélites tarda cerca de 14 horas en completar una única rotación, una velocidad absolutamente insuficiente para explicar una forma tan caprichosa.

Carolin Porco, científica planetaria del Instituto de Ciencias Espaciales en Boulder, Colorado, sospecha que estas lunas tan peculiares podrían haberse formado del propio material de los anillos, y no a partir de fragmentos de colisiones con las lunas mayores del planeta.

Tras analizar las formas y las densidades de las lunas a partir de datos obtenidos por la Cassini, el equipo que digige Porco se encontró que tanto Atlas como Pan son luminosos, porosos y helados. Es decir, que tienen exactamente las mismas características de las partículas que forman los anillos.

Simulaciones informáticas posteriores sugieren que entre un tercio y la mitad del material que compone estas lunas procede, precisamente, de los anillos de Saturno. Y que ese material se acumula alrededor de fragmentos más densos de roca, procedentes de antiguas colisiones sucedidas hace miles de millones de años.

El resultado son imágenes como las que encabezan estas líneas. Se cree que Saturno tiene más de 200 satélites, aunque por ahora se ha confirmado la órbita de unos 60. Queda, pues, mucho que descubrir. Y muchas sorpresas por encontrar.(fuente)

13 de abril de 2012

El observatorio ALMA reveló un nuevo sistema planetario

31 de marzo de 2012

La Nasa cree que está próxima de descubrir vida en luna de Saturno


La nave espacial Cassini ha captado tres nuevas imágenes de tres lunas de Saturno . Una de ellas, Encélado, es, según los astrónomos, uno de los lugares claves en la búsqueda de vida extraterrestre.

"Es el lugar más promisorio que conozco para una búsqueda astrobiológica. Ni siquiera necesitamos rascar la superficie. Podemos volar y tomar muestras. O podemos aterrizar en la superficie, buscar y sacar la lengua", explicó Carolyn Porco, a cargo del equipo de imágenes en Cassini.

La sonda hizo su pasada más baja sobre el polo sur de los géiseres de Encélado a una altitud de 74 kilómetros, lo que le permitió captar los chorros de vapor de agua y hielo que la luna lanza hacia el espacio.
Según los científicos, hay pruebas de que esos flujos son alimentados por un océano de agua líquida bajo la capa externa de hielo de Encélado que podría estar en contacto con el núcleo rocoso de la luna.

Ese potencial océano hace de esta luna un objetivo aún más importante en la búsqueda de vida fuera del sistema solar ya que las rocas podrían aportar al océano los ingredientes químicos que se consideran esenciales para la vida.

"Es cuando la erupción llega al espacio que podemos tomar muestras. Suena increíble, pero sobre la superficie de este pequeño mundo podrían estar lloviendo microbios", añadió.

La superficie de Dione tiene evidencia de actividad geológica pasada o presente, pero menos que la de Encélado. "El tipo de ecología que Encélado podría albergar podría ser como aquellas presentes en la profundidad de nuestro propio planeta", explicó Carolyn Porco, a cargo del equipo de imágenes en Cassini.

"Cassini ha volado varias veces a través de este géiser y lo ha probado. Y hemos encontrado que aparte del agua y del material orgánico, hay sal en las partículas de hielo. La salinidad es la misma que la de los océanos de la Tierra", agregó Porco en una entrevista para el sitio web de la NASA.

La zona habitable de Encélado podría ser comparativamente fácil de acceder mediante misiones espaciales con robots. La fuente de calor de Encélado parece ser el propio Saturno. La luna se mueve alrededor del planeta en una órbita distorsionada, con forma ovalada más que circular.

Esto hace que sea atraída y apretada por la gravedad de Saturno, induciendo el calor que hace posible la actividad geológica. Antes del acercamiento más profundo a Encélado, las cámaras de Cassini habían capturado imágenes de los géiseres, que contienen compuestos orgánicos junto con hielo y vapor.


Los chorros salen de quiebres, o fisuras calientes, ubicadas en el polo sur que se conocen como "rayas de tigre".

La nave de la NASA también realizó sobrevuelos relativamente cercanos a otros dos satélites de Saturno, Dione y Janus, el 28 y 29 de marzo . Pero captar esas fotografías fue un proceso complejo. Al pasar por Encélado, las cámaras de la nave realizaron un mosaico de nueve cuadros de la superficie del hemisferio principal de Encélado.

Posteriormente, Cassini voló cerca de la pequeña luna Janus, con un acercamiento muy próximo, de 44.000 kilómetros. El planeta aparecía al fondo de algunas de esas imágenes.

El 28 de marzo, la nave pasó por Dione a aproximadamente la misma distancia y capturó, entre otras observaciones, un mosaico de nueve cuadros que muestra el lado de la luna que mira en sentido opuesto al de Saturno.

Los científicos recientemente presentaron evidencia de que Dione tiene características que se parecen a las "rayas de tigre". Y además posee un criovolcán, que escupe amoníaco acuoso o metano en lugar de roca fundida. No está claro si hay realmente actividad geológica en Dione, pero de ser así, es casi con certeza a un nivel más bajo que en Encélado. (fuente)

26 de marzo de 2012

Ken Nealson y la busqueda de vida extraterrestre


Cada vez toma más fuerza la hipótesis de que la vida en la Tierra no es un fenómeno único en el Universo. Pero existe también la posibilidad de que después de desarrollarse en este planeta, quizás procedente del exterior, haya viajado también a otros lugares, como el cercano Marte.

Esta es la teoría que plantea Ken Nealson, director del Centro para la Detección de la Vida de la NASA, que ha visitado esta semana Madrid.

Nealson señala que "igual que a la Tierra llegan como meteoritos fragmentos de Marte, entre 20 y 30 kilos de tierra marciana al año, hay material terrestre que puede haber llegado hasta allí llevando materia orgánica con vida".

De momento, ninguna misión ha encontrado nada, pero también es verdad que hasta ahora sólo han viajado hasta su superficie cinco rover teledirigidos, que han podido recorrer un área muy reducida.

Según este experto, el hecho de que no haya tectónica de placas, como en la Tierra, ni agua en movimiento hace más fácil encontrar los rastros de esos posibles impactos.

"Es posible que allí haya rastros de vida, y que llegaran desde el nuestro", asegura, en lo que es una vuelta de tuerca a la ya conocida teoría de la panspermia: las bacterias están diseminadas por el Universo y llegaron hasta la Tierra a bordo de meteoritos.

El hallazgo en los últimos 20 años de bacterias que viven en condiciones poco habituales en la vida terrestre da pie a estas hipótesis. Nealson y su equipo fueron los que encontraron entonces el grupo de la 'shewanella', microbios capaces de 'respirar' de los óxidos de manganeso o hierro y 'expirar' electrones. No necesitan oxígeno para vivir.

Otras muchas y peculiares bacterias se han encontrado desde entonces. En España, en las minas de Río Tinto (Huelva), se han encontrado bacterias capaces de 'comer' pirita y producir como desechos ácido sulfúrico y hierro oxidado, causantes de la acidez y color rojizo del agua.

Es más, algunas de las bacterias encontradas en este lugar por científicos del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC) han demostrado, en experimentos controlados, que serían capaces de sobrevivir en un ecosistema marciano.

No obstante, Antonio Pérez Verde, investigador en este centro español, reconoce que "el problema será si la vida extraterrestre no tiene nada que ver con la que conocemos, porque entonces ni siquiera sabemos como buscarla".

Por otro lado, apunta algunas de las dificultades que habría para que un meteorito con materia terrestre llegara a Marte:

"Nuestro planeta es grande y para que algún fragmento escapara de la atmósfera terrestre tendría que ser impactado por un meteorito a una velocidad de 11,2 kilómetros por segundo, algo tan destructivo como el que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años", argumenta.

Además, también es cierto, y así lo reconoce Nealson, que la fuerza de gravedad del Sol y de Júpiter, mucho mayor que la marciana, atraería a la mayor parte del material desprendido, pero tampoco es imposible que algunas bacterias llegaran a algún lugar donde pudieron sobrevivir.

Nealson, por otro lado, ha sabido sacar provecho de las 'shewanellas'. Dado que son como 'rocas que respiran' minerales y emiten electrones, logró desarrollar un sistema que permite aprovechar éstos como energía eléctrica.

Se trata de las 'pilas de combustible microbinas', en las que los microorganismos 'inspiran' el óxido de un cátodo y 'expiran' electrones, utilizables como fuente energética. Además, las 'shewanellas' comen cualquier basura orgánica.

"Es una forma limpia, eficaz y barata de generar energía, acabar con la basura y, además, obtener agua limpia, porque en el proceso transforman el carbono en moléculas de agua", explica el experto.

22 de marzo de 2012

Sorprendente hallazgo de indicios de agua helada en Mercurio


La sonda Messenger de la NASA ha descubierto indicios de la existencia de agua helada en los polos de Mercurio. El hallazgo es sorprendente, ya que las temperaturas en la superficie del planeta más cercano al Sol pueden superar los 400 grados. Sin embargo, algunos cráteres en los polos de Mercurio se encuentran en sombra de manera permanente, y este factor les convierte en lo que los científicos denominan 'trampas de frío'.

Anteriores investigaciones habían detectado algunas zonas cerca de los polos que provocaban reflejos al analizarse con un radar, una característica típica del hielo.

Ahora, la cartografía realizada por la sonda Messenger ha comprobado que esas zonas que causan reflejos de radar están precisamente en las mismas regiones oscuras que se encuentran permanentemente en sombra.

Messenger es sólo la segunda sonda, tras las Mariner 10 en los años 70, que han visitado el planeta más cercano a nuestra estrella. Hasta la llegada de esta misión, existían amplias zonas de Mercurio que jamás se habían analizado.

Las zonas que provocan reflejos de radar ya habían sido detectadas por telescopios en tierra en los años 90, pero hasta ahora los científicos no habían podido precisar el lugar exacto donde se encuentran.

Sin embargo, gracias a las nuevas imágenes enviadas por la Messenger, han comprobado que coinciden con las regiones polares de sombra permanente.

"Nuestros resultados apoyan la hipótesis de la presencia de agua helada", explica la doctora Nancy Chabot, coautora del estudio que publica la revista 'Science', en declaraciones a la BBC. Pero esta experta de la Universidad de Johns Hopkins enfatiza que esto no constituye una prueba, sino tan solo un indicio de la existencia de hielo en Mercurio.

Además, la misión Messenger también ha desvelado que Mercurio parece ser menos montañoso que Marte y la Luna y las entrañas del planeta más cercano al Sol, con reservas profundas de sulfuro de hierro, son muy diferentes de las de los otros de nuestro sistema.

La sonda de 485 kilogramos fue lanzada al espacio por un cohete delta II en agosto de 2004, y después de tres pasajes por las proximidades del planeta más cercano al Sol, el 18 de marzo de 2011 se colocó en una órbita altamente elíptica que va de 200 kilómetros hasta 15.000 kilómetros de la superficie de Mercurio.

Los técnicos de la agencia espacial estadounidense NASA eligieron esa órbita para proteger la sonda del calor que irradia la superficie de Mercurio. Solo una pequeña parte de la órbita transcurre con el artefacto sujeto al calor del lado más caliente del planeta.

Uno de los instrumentos que lleva la cápsula robótica es un altímetro de láser que ha estado haciendo un estudio del relieve de la superficie en el hemisferio norte de Mercurio, donde se ha encontrado que el número de elevaciones es considerablemente menor que en la Luna o Marte.

Para su sorpresa, los científicos también detectaron una gran densidad de masa en los mantos superiores de Mercurio, aunque es baja la presencia de hierro en las rocas de la superficie.

"Por lo tanto, debe existir una reserva profunda de material de alta densidad que explique la gran densidad del manto sólido y el momento de inercia", explican los autores del trabajo, concluyendo que la composición más probable de esa reserva sea el sulfuro de hierro, algo que no se ha observado en ningún otro planeta.

Sigueme en tu Email